Endobariatric Surgery Institute
 

¿El Balón Intra-Gástrico puede aplicarse en cualquier tipo de sobrepeso?

La aplicación indiscriminada del balón intragaátrico no es recomendable, ya que entraña ciertos riesgos. Solamente es aconsejable en caso de que se produzca un fracaso repetitivo con los tratamientos dietéticos, farmacológicos, y de modificación de conducta. En esta situación, el balón intragástrico puede ayudar a romper el círculo vicioso que se crea cuando, incapaz de mantener el régimen de forma continua, el hambre le impulsa a comer de nuevo en exceso, y se rehabitúa progresivamente a una nutrición inadecuada.


¿Qué problemas puede causar el Balón Intra-Gástrico?

La aplicación de un balon intragástrico es una técnica delicada.


Debe de conocer bien los riesgos y problemas que puede conllevar:


a) Problemas en la inserción o retirada, con lesiones esofágicas o gástricas.


b) Incomodidad por la presencia del balon intragástrico, en los primeros días tras su introducción, caracterizados por dolor de estómago, nauseas, y a menudo vómitos. Se le aplicará protocolo terapéutico para minimizar estas molestias.


c) Con el tiempo, el balón intragástrico puede desinflarse, por ello es tan importante que no permanezca mas de 6 meses (3 meses si tiene operaciones previas en el abdomen). Los síntomas pueden consistir en primer lugar, aparición de orina de color azul, y excepcionalmente dolor de vientre, nauseas y vómitos, si el balon intragástrico pasara al intestino ocluyendolo. En este caso, probablemente habría que operar para extraer el balon gástrico.


d) Pueden aparecer gástritis o incluso úlcera de estómago, motivo por el que se le prescribe sistemáticamente un protector gástrico.


¿Cómo ayuda el Balón Intra-Gástrico a perder peso?

El éxito de la técnica del balon intragastrico va a depender, al menos en un 50%, de la dieta que siga y de su tolerancia al procedimiento, en los meses posteriores a su inserción.


El objetivo se cifra en perder aproximadamente un 10% de su peso en 6 meses. Gracias a ello, está demostrada una disminución de los riesgos globales para la salud que entraña la obesidad; especialmente hipertensión arterial, hiperlipemia y diabetes. Si desea perder más peso, le será menos duro tolerar una dieta más hipocalórica. En principio, recomendamos 800-1000 calorías durante el primer mes, para proseguir con unas 1200 calorías en lo sucesivo.


Gracias al balón intragástrico, va a sentir menos apetito, y cuando coma, se sentirá rápidamente saciado. Debe por lo tanto aprender a conocer cuando está a punto de quedar saciado, y dejar de comer. En caso contrario, su estómago sufrirá una adaptación progresiva, con aumento de su capacidad receptora, que invalidará en parte el beneficio de la presencia del balón intragástrico.

Así mismo, lo importante no es sólo lo que se come sino COMO se come. Debe comer despacio y masticando perfectamente los alimentos, para lo cuál es esencial gozar de una buena dentadura. Será imperativa su revisión, una vez aplicado el balón intragastrico, para eventuales correcciones.


La garantía de buenos resultados exige una estrecha colaboración entre el paciente de obesidad y su equipo médico. Debido a ello, hemos diseñado un riguroso plan de visitas y actividades, que le rogamos siga fielmente; dispondrá usted por otra parte de un teléfono de contacto para poder hacernos partícipe en todo momento de sus problemas e inquietudes.


¿Qué pasos se han de dar para la introducción/extracción del balón intra-gástrico?

El plan a seguir a partir de ahora es el siguiente:


a) En primer lugar, el paciente de obesidad debe acudir a nuestra psicóloga, que le ayudará a descifrar sus trastornos alimentarios, y le apoyará en el control del régimen dietético que ha de llevar, hasta lograr que una vez retirado el balón intragástrico, sus hábitos se hayan modificado lo suficiente como para no sufrir nuevos aumentos ponderales. Nuestra psicologa emitirá un informe.


b) Le solicitaremos un estudio analítico basal -incluyendo un balance hormonal si no lo tiene ya realizado-, así como un EKG.


c) Con estos datos, el paciente de obesidad volverá a la consulta, y fijaremos el día, hora y lugar del procedimiento.


d) Previamente al procedimiento, será visitado por nuestro anestesiólogo, que se encargará del estudio pertinente de cara al procedimiento de inserción. Le revisará el estudio analítico y el electrocardiograma y le explicará el procedimiento habitual.


e) Tras la introducción del balón intragástrico -en sala de endoscopia, y monitorizado-, quedará unas horas en observación, y sólo excepcionalmente pasará la noche ingresado. Durante unos días, serán normales náuseas dolor de estómago y vómitos. Esta es la reacción natural a la presencia de un cuerpo extraño en el estómago. Son también frecuentes el estreñimiento y el meteorismo, que podrán ser tratados. Dispondrá de un número de teléfono para que, 24 horas al día, pueda usted llamar con cualquier duda.


f) Se le citará en la consulta para seguimiento con una frecuencia semanal durante el primer mes, y mensual durante los 6 meses en que porte el balón intragástrico. Debe vigilar el color de la orina, contactando con nosotros en caso de que aparezca azul, señal de desinflado del balón intragástrico. También deberá informarnos de reaparición de dolor de estómago, especialmente en ayunas, y la emisión de heces de color negro -siempre que no se halle tomando tratamiento con hierro.


g) Previamente a la retirada del balón intragástrico -nunca más allá de los 6 meses-, se le realizará analítica de control, y se le volverá a citar para el procedimiento de extracción del balon intragastrico.


h) A partir de entonces, será fundamental que mantenga sus buenos hábitos para estabilizar y eventualmente mejorar la pérdida ponderal.


¿Puede la Banda Gástrica aplicarse en cualquier tipo de sobrepeso?

No es recomendable la aplicación indiscriminada de la banda gastrica ya que entraña ciertos riesgos. Solamente es aconsejable en caso de que el paciente de obesidad sufra un fracaso repetitivo con los tratamientos dietéticos, farmacológicos, y de modificación de conducta.


En esta situación, la banda gástrica limita al paciente de obesidad la cantidad de comida que puede tomar de una vez, acostumbrándole a comer menos. No obstante, con el paso del tiempo, si come sistemáticamente más de lo que permite el tamaño del estómago residual, éste aumentará progresivamente. Con ello, no sólo podrá comer cada vez más, sino que puede dar lugar a complicaciones importantes.

¿Qué problemas puede causar la Banda Gástrica?

A pesar de que esta cirugía se realiza a través de pequeñas incisiones (laparoscópicamente), es una cirugía con riesgos. Existen riesgos y complicaciones que se derivan de lo que es la intervención quirúrgica, sino también riesgos y complicaciones derivados de la obesidad en sí. Los pacientes se deben de interrogar a sí mismos sobre si los beneficios les compensan con respecto a riesgos, complicaciones y secuelas de esta cirugía.

“La decisión es personal, al tiempo que médica.”


Podemos informarle de los riesgos y ayudarle a predecir los probables beneficios que representará la colocación de la banda gástrica para Usted. No obstante, la decisión final es suya. Para tomar una decisión inteligente, el paciente necesita conocer muy bien los detalles concernientes la operación, riesgos, beneficios, secuelas inevitables, cambios que se impondrán en su estilo de vida…

Es necesaria tanto una información exhaustiva, como un tiempo de reflexión. Recuerde que, a diferencia del balón intragástrico, la banda gástrica es en principio definitivo. Una reoperación, tanto para quitarlo como para modificar o sustituir esta técnica por otra, entraña siempre mayor riesgo que la primera operación.


El objetivo se cifra en perder aproximadamente un 40% de su sobrepeso en unos 2 años. Gracias a ello, está demostrada una disminución de los riesgos globales para la salud que entraña la obesidad; especialmente hipertensión arterial, colesterol y triglicéridos y diabetes. Además, se encontrará mucho mejor, irán aumentando progresivamente sus posibilidades de hacer deporte o al menos un buen ejercicio físico cotidiano.


En principio, recomendamos 800-1000 calorías durante el primer mes, para proseguir con unas 1200 calorías en lo sucesivo.


Al igual que con un balón intragástrico, con la banda gástrica va a sentir menos apetito, y cuando coma, se sentirá aún más rápidamente saciado. Es fundamental conocer cuando está a punto de quedar saciado, y dejar inmediatamente de comer.


En caso contrario, su estómago sufrirá una adaptación progresiva, con aumento de su capacidad receptora, que invalidará en parte el beneficio de la banda gástrica, al tiempo de que favorece la erosión de la pared del estómago y posibles complicaciones graves.

Asimismo, lo importante no es sólo lo que se come sino CÓMO se come. Debe comer despacio y masticando perfectamente los alimentos, para lo cuál es esencial gozar de una buena dentadura.


La garantía de buenos resultados exige una estrecha colaboración entre el paciente y su equipo médico. Debido a ello, hemos diseñado un riguroso plan de visitas y actividades, que le rogamos siga fielmente. Usted dispondrá por otra parte de un teléfono de contacto para poder hacernos partícipe en todo momento de sus problemas e inquietudes.



¿Qué pasos se han de dar para la aplicación de la Banda Gástrica?

El plan a seguir a partir de ahora es el siguiente:


a) En primer lugar, y salvo que se ya haya dado estos pasos por la aplicación previa de un Balón Intragástrico, debe acudir a nuestra psicóloga, que le ayudará a descifrar sus trastornos alimentarios, y le apoyará en el control del régimen dietético que ha de llevar, hasta lograr que sus hábitos se hayan modificado lo suficiente como para no sufrir nuevos aumentos ponderales. Emitirá un informe.


b) Le solicitaremos un estudio analítico -incluyendo balance hormonal si no lo tiene ya realizado-.


c) Con estos datos, usted volverá a la consulta con al menos un familiar o amigo, y leeremos conjuntamente el consentimiento informado, que deberemos firmar todos –incluido el testigo-.


d) Hecho esto, fijaremos lugar, fecha y hora para la intervención quirúrgica de colocación de la banda gástrica.


e) Previamente al procedimiento de inserción de la banda gástrica, será visitado por el anestesiólogo. Le revisará el estudio analítico y demás exámenes realizados, así como los informes previos. Si lo estima oportuno, le solicitará algún examen complementario y le explicará el procedimiento habitual.


f) Tras la intervención, pasará a la Unidad de Recuperación Post-anestesia donde permanecerá en principio unas horas, modificable a criterio del médico responsable de la Unidad. Al día siguiente, se le permitirá tomar líquido, y si todo va bien, podrá marcharse de Alta. Dispondrá de un número de teléfono para que, 24h al día, pueda llamar con cualquier duda. Llamará a la Consulta para pedir cita en la semana siguiente a la operación, o antes si lo cree conveniente.


g) A continuación, se le citará en la consulta para seguimiento con una frecuencia semanal durante el primer mes. Se procederá al inflado de la banda gástrica, a veces bajo control radiológico, a partir de las 6 semanas. Se le visitará nuevamente una semana después.


h) A partir de entonces, deberá volver periódicamente a la consulta para revisión, con una frecuencia trimestral en principio, aunque ha de comprometerse a consultar cualquier anomalía que pueda relacionar con la presencia de la banda gástrica.


¿Cuáles son los riesgos y complicaciones de la cirugía de la obesidad mediante Banda Gástrica?

Es preciso ser consciente de que la cirugía siempre entraña riesgos, y que tratándose de un paciente obeso, estos riesgos se incrementan.


Embolismo pulmonar: Esto ocurre cuando un coágulo que se forma en la pierna se desprende y llega hasta las venas del pulmón. Puede causar muerte súbita o a veces sensación de falta de aire. Concierne aproximadamente 1% de los pacientes. Utilizamos medidas de prevención que incluyen anticoagulante así como medias compresivas especiales. Si toma anticonceptivos, deberá de suspenderlos 3 semanas antes de la operación. Si fuma, también debe dejarlo 3 semanas antes de la operación.


Hemorragia: Ocurre en menos de 2% de los pacientes, bien durante la operación por lesión del bazo, bien después, hacia dentro o por fuera del estómago. Suele detenerse cortando los anticoagulantes, pero en algunas ocasiones puede ser necesaria la reoperación.


“Slippage” o deslizamiento de parte del estómago por encima de la banda: esto puede ocurrir en más del 10% de los pacientes. Tiene que ver con la técnica quirúrgica, así como con el exceso de ingesta de los pacientes, sobre todo demasiado pronto después de la cirugía, lo cuál fuerza la dilatación del pequeño reservorio gástrico, que tira del resto del estómago hacia arriba.


Erosión del estómago por la banda gástrica: al igual que en el caso anterior, puede asociarse a un exceso de comida, aunque también a veces al querer llenar en exceso la banda gástrica. A veces la banda gástrica acaba atravesando el estómago, y puede ser necesario una endoscopia arriesgada o incluso la cirugía para su extracción. Si ha de retirarse así la banda gástrica, se pierde por completo el beneficio de la cirugía. Ocurre en menos del 5% de los casos.


Piedras en la vesícula: Un tercio de los pacientes obesos que pierden rápidamente peso van a desarrollar cálculos en la vesícula biliar. Por ello, si tiene vesícula, le recomendaremos un tratamiento preventivo durante la fase de pérdida ponderal rápida (unos 6 meses).


Infecciones: Las infecciones son raras pero pueden ocurrir: tanto pulmonías, como infecciones urinarias o incluso de las heridas quirúrgicas sobre todo del sitio donde se halla colocado el reservorio. Esta infección también puede producirse a largo plazo, obligando a veces al cambio se emplazamiento o incluso a su retirada, cuando se produce debido a la erosión de la banda gástrica antes mencionada.


Conversión a procedimiento “abierto”: es decir a cirugía abierta. Esto no es realmente una complicación sino que es un cambio de técnica, generalmente motivado por las dificultades que entraña la anatomía del paciente obeso, sobre todo un hígado grande. Ocurre en aproximadamente 1% de los pacientes bien preparados, y el principal inconveniente son las mayores molestias postoperatorias ligadas a la gran incisión necesaria en el paciente obeso.


Problemas nutricionales: A diferencia de otras técnicas contra la obesidad, tras una banda gástrica no se requieren tomas de vitaminas de por vida, ni hay riesgo en principio de carencias, siempre y cuando se cuide la dieta.


Problemas ligados al reservorio: Pueden presentarse infecciones, intolerancias, ulceración de la piel por la presión ejercida por el reservorio al perder espesor de grasa, desconexión del tubo del reservorio…. Estas complicaciones en principio no graves, son no obstante las más frecuentes. Algunas ocasiones pueden requerir intervención quirúrgica.


Fallo en conseguir la pérdida de peso esperada: Se debe de aspirar a perder con la banda gástrica el 40% del exceso de peso en unos 2 años. Si se empieza a recuperar el peso, puede deberse bien a un problema con la banda gástrica, o bien a un fallo en la disciplina del paciente respecto a hábitos de vida, es decir dieta y ejercicio. No hay que olvidar que la cirugía no excusa el paciente de una disciplina adecuada. Si en las revisiones se observara este problema, habría ante todo que revisar mediante endoscopia o radiología la posición de la banda gástrica, así como su correcto inflado.



¿Qué efectos colaterales conlleva la Banda Gástrica?


1. Nauseas y Vómitos.- Estos se producirán inevitablemente ante cualquier exceso dietético por muy pequeño que éste sea. ¡No olvide que el tamaño de su estómago será prácticamente como el de su dedo pulgar! Son más frecuentes durante los 2-3 primeros meses hasta que el paciente se habitúa a las nuevas cantidades, y a comer más despacio. Es muy importante para el futuro de la banda gástrica que no ocurran e idealmente, que el cambio de hábitos se haya producido antes de la aplicación de la banda gástrica para unos buenos resultados futuros. También es fundamental una buena masticación, y por tanto, como mencionábamos antes, una buena dentición.


2. Deshidratación.- Sólo ocurrirá si no se cuida de beber 2 l de líquidos los primeros días o si vomita de forma continuada sin tratarse. Si esto ocurre, consúltenos


3. Intolerancia a ciertos alimentos.- Esto es inevitable y parte de la cirugía: nunca debería de volver a tomar un filete, ni pan de Viena por ejemplo: si se olvida de masticar muy bien estos alimentos, se atascarán frente a la banda, tendrá dolor, y a veces será necesario extraer el trozo por endoscopia.


4. Tendencia al estreñimiento.- Dependerá de su hábito intestinal previo, pero tenderá a estreñirse por la disminución de la cantidad de alimentos. Le aconsejaremos al respecto.


5. Meteorismo.- Muchos pacientes se quejan de hinchazón de vientre, o de mucho aire o flato. Esto es debido al cambio de forma del estómago, la dificultad de eructar, a que muchos pacientes tragan aire, o al propio cambio de dieta. Tiene tratamiento y suele mejorar con el tiempo.


6. Frío.- A menudo se produce menor tolerancia al frío por el simple hecho de adelgazar, por los cambios metabólicos que tienen lugar.


7. Cirugía Plástica.- Ya sabrá que tras una pérdida de peso importante, “todo se caerá”. Así pues, deberá pensar en la conveniencia de operarse con fines estéticos, pero no antes de la estabilización del peso, es decir hacia los 2 años después de la cirugía.


8. Embarazo.- Debe esperar a estabilizarse: no prevea un embarazo hasta 2 años después de operarse.



¿Cuánto cuestan los procedimientos?

Póngase en contacto con nosotros y platicar con usted de éstos procedimientos. Al final le podremos garantizar que el costo beneficio que usted obtendrá será máximo.


¿Cuáles son las complicaciones Médicas de la Manga Gástrica?


Problemas respiratorios como atelectasia y neumonía.

Tromboembolia pulmonar

Prevención y manejo de las complicaciones médicas: este tipo de complicaciones se previenen con una preparación y manejo integral de nuestros pacientes previo a la cirugía, este tipo de complicaciones se acentúan cuando un paciente no es valorado y preparado por un equipo con experiencia en el manejo de pacientes de cirugía de obesidad, cuando este tipo de complicaciones se presentan el paciente debe ser manejado en unidades hospitalarias que cuenten con toda la infraestructura necesaria incluido laboratorio las 24 hrs, radiología e imagen, banco de sangre y terapia intensiva.



¿Cuáles son las complicaciones quirúrgicas de la Manga Gástrica?


Infección de la herida quirúrgica

Sangrado

Fuga o dehiscencia de la línea de engrapado

Fístula gástrica

Estenosis o estrechez de la manga gástrica

Dilatación de la manga gástrica y re ganancia de peso